Acerca de este podcast

Gabriel Porras

Murmullos Radiantes es un podcast creado por Gabriel Porras, artista profesional de voiceover.

Cada episodio incluye lecturas dramatizadas de grandes obras de la historia, la cultura y la literatura universal.

¿Quién es Gabriel Porras?

Soy un filósofo y podcaster mexicano residente en Londres. Fui Editor en Jefe con el Servicio Mundial de la BBC, donde fijé un récord mundial al estar continuamente presente en la programación cada día de cada año durante más de doce años. Presentador y Voiceover para grandes empresas y ONGs, con el récord mundial de presentar continuamente una serie televisiva semanal para toda América Latina (la Cabalgata Deportiva Gillette) durante más de veinte años. Estudios avanzados en Filosofía, Música, Clásicos, Teología, Apologética, Islamismo y Ateísmo.

Entre las mejores experiencias de mi vida cuento:

Momentos de éxtasis en los arrecifes de coral de las Maldivas; en Hawaii; atravesando la selva bajo la lluvia en La Digue, topándome con mariposas rarísimas en las Aldabras, plantas del Jurásico en Praslin, y nadando con dos tiburones ballena y dos gigantescas mantarrayas en el Océano Índico en las Seychelles; en los fiordos de Noruega; en los grandes lagos de Canadá; en las montañas de Hakone, Japón; en Iguazú y el Amazonas, en Brasil; en el desierto del Sahara, en Marruecos, y luego al entrar a España por Algeciras, y que el oficial de migración me haya bienvenido -con una sonrisa tan grande que era un gigantesco abrazo- diciéndome “¡Pásale, mexicano!”; caminando azorado bajo la luna llena, a media noche, por el templo de Luxor, en Egipto, y en los sublimes recintos de la Alhambra, en Granada; caminando a mitad de la tarde y reconociéndolo todo, con torrentes de lágrimas emocionadas, la primera vez que estuve en el Barrio Judío de Sevilla -¡como si hubiera vivido y amado allí, en esos mismos callejones, siglos atrás! Me he topado con pitones gigantescos y camaleones diminutos (del tamaño de mi meñique) en las selvas de Madagascar; con osos y zorras árticas en la nieve y la tundra del norte de Alaska; con leones, elefantes y civetas en Kenia; con lagartos, buitres y changos en el Cañón del Sumidero, en Chiapas; con más de cien delfines nadando armónicamente en pórticos de júbilo en las aguas de Mayotte; con las brumas luminosas del etéreo Distrito de los Lagos, en Inglaterra; y con las brumas inquietantes, casi malignas, del Lago Ness en Escocia (lugar predilecto del mayor satanista del siglo XX), por citar sólo unos cuantos de entre el millón de eventos que han formado mi vida y mi visión de las cosas. TODO ESTO JUNTO, tan maravilloso y feliz como ha sido, NO SE COMPARA CON UN SOLO MOMENTO DE EXTATICO ARROBO EN LA PRESENCIA DE DIOS. Y así debe ser -¡por supuesto!- porque es estar en la presencia del artista que creó no sólo esto, sino también todas las galaxias y nébulas del insondable universo que nos envuelve. A partir de todo esto, y porque no soy ni tengo nada mejor que ofrecer, te puedo decir que amar a Dios me ha abierto CASCADAS de luz; odiar a Dios –y más de una vez me alejé deliberadamente de Él- no produce sino amargura, confusión, resentimiento…para mi y para quienes me rodean.